Opera prima de Miguel Cohan, otra muestra del buen hacer del cine argentino, esta vez con un thriller sobre el peso de la culpabilidad, los remordimientos, la conciencia. Las interpretaciones de Leonardo Sbaraglia (Las viudas de los jueves, El corredor nocturno) y Federico Luppi (Un lugar en el mundo, Lugares comunes) más que correctas.

Una revisión de la teoría del caos, o efecto mariposa, que dice que cualquier pequeña variación en un punto del planeta, genera en los próximos días o semanas un efecto considerable en el otro extremo de la tierra, donde la pequeña variación puede ser el accidente, y el efecto considerable el cambio que se produce en las vidas y familias de los tres protagonistas, pues a partir de ahí ya nada volverá a ser como antes, y cada uno tendrá que ir cargado con su cruz.

Con un final que te deja esperando una respuesta, la cual no existe.

Como curiosidad diré que a pesar de ser una producción argentina, ambientada en dicho país fue rodada en la Ciudad de la luz (Comunidad Valenciana).