VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     
Isabel coixet. Directa al corazón.
Escrito por Inmafun   
Jueves, 27 de Agosto de 2009


Valoración espectadores: 6.50

Isabel Coixet

Nacida en 1962, en San Adrián de Besós, Isabel Coixet se ha convertido en un peso pesado del panorama cinematográfico español gracias a su peculiar modo de concebir el cine. Sus películas se caracterizan por albergar una gran carga dramática adornada con una personal estética fácilmente identificable. La realizadora ha decidido afrontar nuevos retos y embarcarse en un ambicioso proyecto que, seguro, no se prestará a la indiferencia: Mapa de los sonidos de Tokio.

Polifacética donde las haya, la realizadora ha coqueteado en numerosas ocasiones con la publicidad y en 2000 fundó la productora Miss Wasabi Films, dedicada principalmente a los documentales y a la grabación de videoclips para grupos nacionales.

 

El camino a la gloria.

Isabel Coixet se zambulló de pleno en el mundo de la realización cuando ya casi rozaba la treintena. Con Demasiado viejo para morir joven (1989), su primer trabajo en formato largo, iniciaba tímidamente la que sería una colosal andadura hacia el reconocimiento. Siempre mirando a los ojos al público, la directora catalana atiende constantemente a las reacciones del respetable que, para ella, invariablemente, se transforma en rasero calibrado con el que medir el alcance de su obra. Más cerca del populacho que de la crítica, Isabel responde en su concepción cinematográfica a una serie de constantes que le han llevado a ser tildada de directora hipersensible y edulcorada, calificativo que ella suele repeler arguyendo con su denotada ironía.

Image

Unos de sus trabajos más personales y que, desafortunadamente, se halla entre las obras más desconocidas de la realizadora es Cosas que nunca te dije (1996). La cinta conforma un collage social en el que la desesperanza, la soledad y el silencio, curiosamente, desembocan en un alegato optimista de fe y redención. Con Lili Taylor y Andrew McArthy en los papeles protagonistas, Coixet profundiza en cada uno de los recodos del ser humano mediante un patetismo condescendiente que se apoya en una fascinante estética.

Tras la buena acogida de Cosas que nunca te dije, la directora se lanzaría con Mónica Bellucci, Olalla Moreno y Albert Plá al rodaje de A los que aman (1998), visualmente opuesta a su predecesora pero, aun así, con más puntos en común entre ambas de lo que pudiera parecer a simple vista. Y es que los temas recurrentes de Isabel Coixet se dejan notar película tras película invariablemente, a pesar de que estética y enfoque sean de lo más dispares. En esta ocasión, la ubicación del escenario y del enclave temporal se acerca al concepto de paisaje bucólico. La espesura de un bosque ideal se antoja un lugar propicio tanto para el romance como para el desamor más descarnado. La soledad vuelve a estar presente en cada uno de los fotogramas, concebida ésta como el sentimiento trágico que ineludiblemente desemboca en el más absoluto de los infortunios.

Image

Contando con la conmovedora actuación de Sarah Polley, en 2003 vería la luz Mi vida sin mí, pilar clave en la trayectoria de Isabel Coixet. En este melodrama de carácter intimista, la realizadora aborda desde una perspectiva iluminadora y nada convencional dos grandes tópicos: la vida y la muerte. La enfermedad como motor de una catarsis manifiesta se asienta como recurso destacado en el cine de la directora. Tal y como más tarde sucediera en La vida secreta de las palabras y en Elegy, el concepto de enfermedad se transforma en sinónimo de cambio, un cambio que, generalmente, viene asociado a una necesidad de redención y expiación. Nominada al Oso de oro en el Festival de Berlín y ganadora del Goya a mejor guión adaptado, supuso para la directora la plataforma que necesitaba para encontrar su hueco en el panorama cinematográfico.

Image

Ya con cierto renombre a las espaldas y con un buen sector del público metido en el bolsillo, la directora estrenaba en 2005 La vida secreta de las palabras. Optando de nuevo por un melodrama exacerbado y contando con Tim Robbins y con Sarah Polley repitiendo en el papel principal, Coixet cosechaba atónita dos merecidos Goyas, uno a mejor directora y otro a guión original. En la cinta, el elemento insólito viene de la mano de la ubicación, ya que la acción se desarrolla en una plataforma petrolífera, en medio de un mar infranqueable. En este caso, la enfermedad se desvincula del personaje femenino para asediar al masculino, si bien ambos sufren graves heridas en el alma. Ambiciosa en todos y cada uno de sus aspectos, la cinta juega a la denuncia social mientras los personajes luchan por sobrevivir a un pasado tremebundo, un pasado que se empeña en cerrar la puerta a un futuro de esperanza.

Image

Penélope Cruz y Ben Kingsley se encargarían en 2008 de liderar el reparto de Elegy. Coixet, tomando como referente la novela de Philip Roth The Dying Animal, somete a examen la psicología del personaje masculino, a quien vamos explorando mediante su propia voz en off. Con una notable carga sensual y romántica, los personajes evolucionan de mano de las crueles circunstancias que el destino alberga para cada uno de ellos.

A falta de unos días para el estreno de Mapa de los Sonidos de Tokio, su último y esperado trabajo, Coixet se prepara para, según ella misma reconoce, el momento más tenso del rodaje de una película: la respuesta del público. Segi López y Rinko Kikuchi (candidata al Oscar por Babel en 2006) juegan a enamorarse en un Tokio concebido desde la similitud cultural, según afirma la propia directora. Tratando de dejar a un lado los estereotipos más desgastados, la cinta aborda el sentimiento amoroso desde una perspectiva universal. Ideada para ser disfrutada con todos y cada uno de los sentidos, Mapa de los sonidos de Tokio representa uno de los proyectos más ambiciosos y arriesgados de la realizadora. Crítica y público ansiamos desvelar sus secretos.

Image


Un universo propio: constantes y obsesiones.

El arte de comunicarse.

Si por algo se caracterizan todos y cada uno de los trabajos de Isabel Coixet es por la dificultad de los personajes para establecer un vínculo comunicativo diáfano. Concebido como utopía ideal a la que es imposible asistir, los personajes luchan en vano por dejar aflorar sus sentimientos. Ante la incapacidad de expresarse surgen la frustración, la alienación y el remordimiento. Cosas que nunca te dije, título de la segunda película de la directora, ilustra con claridad el miedo a comunicarse de manera sincera, sin muros sociales o personales que frenen el intercambio de sentimientos. La vida secreta de las palabras denota igualmente el miedo a la comunicación verbal. De este modo, lo silencios cobran una relevancia absoluta en sus cintas, siendo la voz en off del narrador protagonista la que desvela al espectador los sinsabores más recónditos de los personajes. En A los que aman, el protagonista masculino, en ejercicio estoico de continencia, consigue reprimir unos sentimientos que anhelan saltar de su garganta. Así, del mismo modo, Hanna, en La vida secreta de las palabras, oculta su sufrimiento pasado mediante el silencio presente. La incomunicación desemboca irremediablemente en un sentimiento de soledad, de aislamiento, denominador común que comparte gran parte de los personajes ideados por Coixet.

Image

La enfermedad: un paso previo al cambio.

La naturaleza de los protagonistas suele mutar gracias a un revulsivo contundente, la enfermedad. La toma de consciencia viene dada por el sentimiento de fragilidad e indefensión ante la posible muerte, estímulo que aviva la necesidad de maximizar el tiempo. En Mi vida sin mí, observamos como la protagonista reestructura sus prioridades de manera instantánea. Yendo aún más lejos, decide ordenar también las vidas de los que le rodean, provocando la enfermedad un deseo de cambio a doble nivel: personal y social. Tanto en A los que aman como en Elegy o en La vida secreta de las palabras, el factor mórbido desencadena todo un vendaval de sentimientos que, irrefrenable, echa abajo los muros auto-impuestos de los protagonistas. Así, el clímax, propiciado por la desventura trágica de la enfermedad, cobra consistencia evitando la gratuidad del cambio, aprovechando además el factor dramático que ésta conlleva. En Cartas a Nora, cortometraje incluido en Invisibles (2007), producido por Javier Bardem, y en Bastille, incluido en Paris Je t´aime (2006) Isabel adoptaría como tema central en el formato corto dos afecciones, dispares pero igualmente devastadoras: La enfermedad del chagas y el cáncer.

Image

La importancia del narrador.

No es casualidad que Isabel Coixet utilice con frecuencia la voz en off de un narrador protagonista en sus obras. Debido a las inexistentes dotes comunicativas de sus personajes, los pensamientos más íntimos necesitan encontrar la forma de ser explicitados y, por medio del narrador, los sentimientos encuentran la forma de aflorar para llegar al espectador. A los que Aman presenta una característica peculiar en el enfoque narrativo ya que, desde una perspectiva omnisciente, la trama se estructura a modo de historia contada por el personaje principal ya pasados los años. La lectura en voz alta de una carta dirigida a una hermana es el vehículo reconfortante que la voz de la protagonista encuentra en Cartas a Nora, tomando de nuevo al narrador como elemento transmisor de los sentimientos más íntimos.

Image

La denuncia.

Resulta muy del gusto de la realizadora utilizar la posición privilegiada que le otorga el arte cinematográfico para reivindicar cuestiones sociales. Utilizando como principal soporte el formato del cortometraje, ha dedicado su tiempo a temas de repercusión social como la devastación de la naturaleza, la precaria situación económica de algunos jubilados, el cáncer o los malos tratos. Incluyendo claras alusiones en algunos de sus largometrajes tales como las explicitadas en La vida secreta de las palabras o en Elegy, Isabel demuestra su compromiso social con aquello que mejor sabe hacer: cine.

Image

 

Tags: Isabel Coixet  
Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Artículos