VaDeCine.es: Tu magazine on-line sobre cine con críticas, entrevistas y artículos.

     

Listado de críticas por letra inicial

Extraños en un Tren
Escrito por Error Humano   
Jueves, 30 de Octubre de 2008


Valoración espectadores: 8.00

Valoración de VaDeCine.es: 8,3

ImageTítulo original: Strangers On A Train
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 1951 Duración: 101 min.
Dirección: Alfred Hitchcock
Guión: Raymond Chandler, Czenzi Ormonde (novela: Patricia Highsmith)
Fotografía: Robert Burks
Música: Dimitri Tiomkin
Intérpretes: Farley Granger (Guy Haines), Robert Walker (Bruno Anthony), Ruth Roman (Anne Morton), Leo G. Carroll (Senador Morton), Patricia Hitchcock (Barbara Morton), Kasey Rogers (Miriam Haines)
Trailer


Unos zapatos caminan, otros se aproximan en la misma dirección pero opuesto sentido. Ambos suben a un tren y finalmente topan, provocando la conversación entre dos completos desconocidos. De esta sutil manera nos aproxima Hitchcock a otra de sus perversas disertaciones sobre el crimen perfecto, un recurrente tema en su filmografía y, como se encarga de indicar uno de los personajes del film, un asunto que ha interesado, al menos en alguna ocasión, a todo el mundo.

Image
"¿Has visto el Ipod Nano que me he 'agenciao', man?"

Basado en la novela homónima de Patricia Highsmith, publicada originalmente en 1950, el relato nos introduce en la vida de Guy Haines, emergente tenista enamorado de la hija de un senador, con la que contraería matrimonio… de no ser porque ya está casado con una arpía que le martiriza con constante infidelidades y desplantes. Por otro lado, conocemos a Bruno Anthony, un rico heredero, hermanado con ideas anarquistas y en constante confrontación con su recto padre, un conservador a ultranza que merma la realización personal del joven. Ambos se conocen casualmente en el tren y las peligrosas ideas de Bruno plantean el tristemente cierto problema: a ambos les sobra una persona en su vida; y la inmoral solución: eliminar cada uno el estorbo del otro. Sin móvil no hay posibilidad de pesquisas policiales. El inocente tenista toma a broma las palabras del inteligente y perturbado heredero. Pronto comprobará los peligros de entablar conversación con un desquiciado desconocido.


El atractivo encanto de la trama encuentra réplica perfecta en la cámara del influyente director británico, que arriesga como pocos en sus tomas subjetivas y rueda con ingenio la historia, llevándola hasta sus últimas consecuencias. En pos de icónicas secuencias se sacrifica realismo, pero Hitchcock es cine es su pura esencia; así, en la retina del cinéfilo quedaran para siempre la persecución en la feria, lo inquietante que resulta un espectador de tenis que no sigue el movimiento de la pelota o todo lo que son capaces de contar unas gafas graduadas.


Los pequeños detalles siempre jugaron un papel determinante en las cintas de Hitchcock, y ésta, con una investigación policial de por medio, no podía ser menos. Representan la casualidad, la ínfima diferencia entre el crimen perfecto y el presidio. Siempre se divirtió jugando con sus personajes, manteniéndolos en plena tensión por culpa de un objeto insignificante en la cotidianeidad, pero que cobra relevancia con el transcurso de la historia.


Tras la espectacular escena del frenético tiovivo, simbólica con respecto a lo que se convierte el juego de culpabilidad representado en el relato, Hitchcock podría salvaguardar la honestidad del ser humano, abriendo un pequeño hueco por el que se colase la luz en el alma del maquiavélico intrigante, pero el cineasta no ofrece concesiones y parece carcajearse de los finales redentores de otras cintas de la época.


Image
A través de las rejas, como los novios antiguamente.

Para la posteridad quedará la interpretación de Robert Walker como el astuto y peligroso Bruno, encarnación de la malicia del intelecto humano, encantador y retorcido, en contraposición con el ciudadano modelo Guy Haines, interpretado por Farley Granger, personaje en el que se dan cita dos constantes más en la filmografía del director: la posibilidad de corrupción moral del hombre bueno y la figura del falso culpable. Asimismo, y como parte del reparto, Hitchcock reservó un papel a su hija Patricia, que cumplió con solvencia.


Una obra para el recuerdo que situó los mimbres sobre los que se asientan gran parte del cine de investigación policial: el del criminal de agudizado ingenio y detallada planificación. Todo un referente del género. Como muestra de ello, queda el preciso homenaje que Woody Allen dedicó al film, con su cuidada Match Point.

Extraños en un tren
es, sin duda, una de las joyas del cine de suspense, con un inquietante ritmo narrativo sólo al alcance de un grupo de elegidos: los grandes maestros del cine.

Compartir
Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios! Crea tu usuario pulsando este enlace.
 
VaDeCine.es en Twitter VaDeCine.es en Facebook
Críticas